martes, 29 noviembre, 2022

NBNN RADIO EN VIVO

La posibilidad de que el año próximo no se realicen las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) es una opción que genera simpatías en el oficialismo, pero pone los pelos de punta en una oposición que pretende apelar a esa herramienta para ordenar su convivencia interna.

En las últimas horas, el gobernador entrerriano Gustavo Bordet se sumó a la lista de dirigentes del Frente de Todos que abren las puertas a la postergación de las PASO: “En el contexto en el que está la Argentina, que es muy particular, con una situación muy atípica, más que eliminarlas hay que estudiar la suspensión”.

El mandatario admitió que en el oficialismo el tema está sobre el tapete. Se trata, aseguró, de un debate que se encuentra en desarrollo: “No hay todavía una posición definida y clara en nuestro espacio político a nivel nacional. Hemos iniciado algún tipo de conversación entre legisladores, intendentes y quienes tenemos funciones de gobierno y expectativas electorales para el año que viene”.

Bordet consignó que, una vez resuelto puertas adentro, la discusión también se hará con la oposición: “Trataremos de garantizar que haya calidad institucional y que quien resulte electo tenga la mayor legitimidad y representatividad”.

Sin embargo, para que las PASO 2023 se suspendan, puso una condición que, a esta altura, parece de imposible cumplimiento: que los referentes opositores también estén de acuerdo. Un salto de esta magnitud “tiene que ser ampliamente consensuado dentro de nuestro espacio político y también con las fuerzas de la oposición”, consideró.

Después de los documentos que emitieron en los últimos días el radicalismo y del PRO en contra de esta medida a nivel nacional, con duras críticas a las acciones similares que se tomaron en otras provincias, suena a utopía lograr que Juntos acompañe la jugada.

Razones

El gobernador de Entre Ríos echó mano a argumentos que en su momento había utilizado la oposición para sustentar la eliminación de las PASO como factores aún válidos.

La Primaria abierta “tiene flancos débiles”, señaló antes de recordar “algo que muchas veces dijeron los dirigentes de la oposición: genera un gran gasto porque implica erogaciones en la impresión de boletas y campañas publicitarias para cada lista que se presenta”.

Asimismo, trajo a colación que dejarlas de lado es una alternativa que se había planteado para las elecciones legislativas del 2021 para que así “no haya que votar tantas veces en un tiempo donde se exige mayor capacidad de gestión”, expresó en declaraciones al programa “En el 2000 también” (FM de la Plaza Paraná).

A esos argumentos le sumó que este sistema “debilita las estructuras partidarias y las pone en un segundo plano”. Por otro lado, también marcó aspectos positivos de las PASO: “Algunos sostienen que están bien, que tiene algunas ventajas como por ejemplo generar igualdad de condiciones para todos los participantes porque el voto es obligatorio”.

Bordet se guardó de anticipar si desdoblará las elecciones provinciales de las nacionales el año próximo. Marcó diciembre, mes en que tendría que estar listo el padrón para votar en forma separada, como la fecha clave. Si Entre Ríos sigue su propia ruta, tendría PASO el segundo domingo de abril y generales el segundo domingo de junio.