sábado, 25 mayo, 2024

NBNN RADIO EN VIVO

Hay personas que se escandalizan al conocer que el color carmín de muchos alimentos es un colorante artificial extraído de un insecto, la cochinilla. Pues se horrorizarían más todavía si se enterasen de que la leyenda urbana cuenta que el sabor de vainilla de los helados y demás postres, viene de unas glándulas situadas en los traseros de los castores.

La vainilla es uno de los sabores y olores más populares. Lo encontramos en helados, postres, vitaminas, ambientadores e incluso sustancias de vapeo. El rumor de su origen viene de lejos, y no ayuda que la FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, no exija enumerar los aditivos de los postres avainillados.

¿De dónde viene la sospecha de que el sabor a vainilla, e incluso a fresa, viene del culo de un castor? Como explican en Science Alert, el rumor especifica que la creencia es que el sabor de vainilla provienen del castóreo, “un compuesto químico que los castores liberan para marcar su territorio”. Cabe matizar que el castóreo no proviene directamente del ano del castor, sino de los sacos de ricino del animal, ubicados muy cerca de sus glándulas anales, justo entre la pelvis y la cola,

Se llegó a emplear castóreum en los alimentos

Aunque en la actualidad esto ya no es cierto, realmente hubo una época en la que se empleaba el castóreo para potenciar ciertos sabores. Durante los años 60 y 70, muchos fabricantes añadían pequeñas cantidades de castóreo a sus productos para mejorar el sabor artificial de vainilla, fresa y frambuesa. Pero su uso fue reduciéndose a partir de los años 80. A partir de 2009, el castóreo o castóreum fue prácticamente testimonial, llegando a consumirse tan solo 132 kilogramos en un año en todo EE.UU.

El castóreum tiene un aroma dulce, parecido al almizcle, provocado por la dieta de los castores, que consiste principalmente en corteza y hojas. Sin embargo, si ya no hay vainilla para tanta demanda de vainilla, mucho menos hay suficientes castores para cubrir a toda la industria alimentaria y cosmética. El castóreum es una sustancia muy cara, lo que hace más asequible sintetizar la esencia de vainilla en un laboratorio.

Entonces, ¿de qué está hecho el sabor de vainilla? Desgraciadamente, rara vez un producto que sepa o huela a vainilla tiene como origen la vaina de la vainilla, una especie vegetal. Este sabor y olor suele ser artificial, porque es más barato de producir, y viene de varios compuestos químicos, como el eugenol, el guayacol o la etil vanillina, que emulan a la vainilla. Lo mismo ocurre con el sabor a fresa, que proviene de varias sustancias sintetizadas en laboratorios.