sábado, 25 mayo, 2024

NBNN RADIO EN VIVO

La compleja relación entre actividad física y balance energético (ingesta de alimentos versus gasto calórico) sigue siendo un desafío para la ciencia, especialmente en vista de las crecientes tasas de sobrepeso y obesidad en el mundo. Algunos medicamentos disponibles en el mercado para combatir la obesidad funcionan de manera análoga a las hormonas relacionadas con el control del apetito. En este sentido, un camino se ha destacado en el área: comprender los procesos relacionados con los metabolitos (productos del metabolismo celular) en el control del hambre y la saciedad.

Y es exactamente una posible combinación de mecanismos similares a las funciones hormonales con los de los metabolitos que los investigadores Henver Simionato Brunetta, de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), y Jens Lund, de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), señalan como prometedores para avanzar en relación con los tratamientos actualmente disponibles. En un editorial publicado en The Journal of Physiology, ambos analizan un ensayo aleatorizado publicado en el mismo número.

La investigación investigó la interacción metabólica entre los carbohidratos y el ejercicio y su papel en la regulación aguda del apetito. Dirigido por el profesor James Frampton del Imperial College de Londres, el estudio señaló dos metabolitos, acetato y succinato, como mediadores potenciales del apetito inducido por el ejercicio y las respuestas de ingesta de energía.

«El punto más interesante de este trabajo, lo que observaron los investigadores, es que el ejercicio suprime agudamente el hambre. Sin embargo, el perfil hormonal por sí solo no es suficiente para explicar el efecto. Con esto, hicieron una evaluación de los metabolitos alterados por el ejercicio y otras condiciones dietéticas, dándose cuenta de que algunos de ellos, como el acetato y el succinato, actúan como predictores de saciedad. De alguna manera, los metabolitos están regulando el hambre y la saciedad, aunque todavía no sabemos exactamente cómo», dijo Brunetta a Agência FAPESP.

En el estudio cruzado aleatorizado, el grupo de Frampton reclutó a 12 participantes masculinos, de entre 18 y 40 años, entre febrero de 2019 y 2020; las mujeres fueron excluidas debido a la influencia del ciclo menstrual en el apetito. Realizaron 30 minutos de ejercicio, ya sea en ayunas o después de la ingesta de carbohidratos. Después de eso, a los participantes se les ofreció una comida, que les permitió evaluar la ingesta calórica, las sensaciones subjetivas de apetito, así como los metabolitos y las hormonas a través de análisis de sangre.

Encontraron que tanto los carbohidratos como el ejercicio aumentaron los niveles de GLP-1 (hormona reductora del hambre) y disminuyeron los de grelina (una hormona que aumenta el hambre). Sin embargo, los metabolitos parecieron responder mejor al ejercicio que la ingesta de carbohidratos, produciendo un conjunto de hormonas / metabolitos con el potencial de suprimir el apetito a pesar del aumento en el gasto de energía inducido por el ejercicio