miércoles, 17 agosto, 2022

NBNN RADIO EN VIVO

Las escuelas japonesas son famosas mundialmente por ser muy exigentes y disciplinadas. La noticia que causó conmoción en el país asiático es que una escuela suspendió a una alumna por depilarse las cejas.

Una escuela pública de la ciudad de Kurume, en Fukuoka, realizaba un control para comprobar si los alumnos cumplían las normas sobre peinado y tintura del cabello. Pero aunque los pelos de la cabeza de una alumna de tercer curso pasaron la inspección, la escuela tuvo un problema con los pelos de sus cejas, o, más concretamente, con los pelos de las cejas que ya no tenía.

Las normas de la escuela prohíben a los alumnos cortarse o afeitarse las cejas. Sin embargo, la niña de 14 años se había estado quitando los pelos de los bordes de las cejas para darles un aspecto más cuidado. Es decir, ni siquiera fue una depilación de la ceja en su totalidad. Pero la escuela determinó que esto era una infracción.

La niña fue castigada con tres días de ‘besshitu toko’, una forma de disciplina en las escuelas japonesas en la que los alumnos que han infringido una norma deben hacer su trabajo escolar del día en una clase separada, lejos del resto de sus compañeros. Es decir, te suspenden pero sin que te quedes en tu hogar. También se le obligó a escribir un texto para reflexionar sobre su transgresión.

Miki Hata, directora de educación de Kurume, de 55 años, habló sobre el incidente: «Creo que a la escuela le puede preocupar que, al estar en una edad de desarrollo, los niños se distraigan centrándose demasiado en sus cejas y peinados, y descuiden aspectos esenciales de su educación y estilo de vida». Pero aunque es fácil ver cómo, por ejemplo, los profesores podrían pensar que el pelo teñido de rosa fuerte o con una cresta podría «distraer», ¿qué tipo de problemas podrían ver surgir de las cejas de los estudiantes?

Hay dos explicaciones posibles. La primera es que la escuela considere que las cejas estilizadas son efectivamente lo mismo que el uso de maquillaje, algo que la mayoría de las escuelas en Japón tienen reglas en contra, bajo la filosofía de que los estudiantes deben gastar su energía en el aprendizaje, no en tratar de lucir bien. La segunda es que las cejas afeitadas se asocian a los delincuentes juveniles y a las bandas callejeras en Japón, ya que se trata de un look un tanto anticuado que suele consistir en afeitarse por completo, o casi por completo, las cejas.

Por otro lado, sin embargo, la etiqueta japonesa subraya la importancia de una apariencia pulcra cuando se sale en público, y el exceso de vello en la cara o el cuerpo se considera a menudo como un aspecto descuidado.

El principal punto de discordia parece ser el de en qué momento eliminar los pelos errantes o excesivos pasa de «arreglar» las cejas a «cortarlas». Sin embargo, Mutsumi Kaneko, concejala de 61 años de la ciudad de Kurume, considera que la escuela fue demasiado lejos al castigar a la niña. Con el incidente que ha acaparado la atención nacional en Japón, Kaneko dijo: «¿Cómo puede estar mal que se arregle las cejas? Al no dejarla estudiar en su clase habitual, y hacerla estudiar en una habitación separada, ¿pensaban que eso iba a hacer que le crecieran los pelos de las cejas? La regla de las cejas de esta escuela está fuera de los límites de la lógica». Tal vez sus palabras inciten a la escuela a reexaminar su política, como ha ocurrido recientemente en la vecina prefectura de Saga.