lunes, 15 abril, 2024

NBNN RADIO EN VIVO

Pasan las horas o los días y se nos acumulan las cosas por hacer hasta tal punto que no sabemos por dónde empezar. Esto es algo muy común, dado que en nuestro día a día muchas veces nos faltan horas para hacer todo lo que nos gustaría. Es por eso que técnicas o teorías como la del ‘tarro de pepinillos’ pueden resultar muy útiles.

Al igual que en nuestros días, en un tarro de pepinillos no caben muchas cosas, es más, según esta teoría, dentro de este frasco tenemos que meter precisamente las cosas que podamos hacer en un día; por lo que la capacidad de este serían las 24 horas que dura un día.

Sí, es una teoría un poco abstracta, pero muy útil, según Life Hacker, cuando consigues entenderla y ponerla en práctica. De esta manera, sabrás cómo organizar tu tiempo para no llegar al final del día frustrado, sabiendo que has podido hacer todo lo que habías planeado al inicio del mismo o en días anteriores.

Este ejercicio, esta teoría, funciona sobre todo con aquellas personas que son capaces de hacer un ejercicio mental de visualización. Pues bien, al igual que los días, un frasco de pepinillos puede contener una cantidad finita de cosas en su interior.

Por tanto, según esta teoría, hay que pensar en los días como si de botes de pepinillos se trataran; pero teniendo en cuenta que estos no estarán llenos de pepinillos, sino de rocas, piedrecitas y arena. Cada una de estas piedras, representará una de las responsabilidades diarias que puedes llevar a cabo en tu día, y no todas ellas tienen el mismo tamaño.

Lo primero que tienes que hacer para poder poner en práctica esta teoría es hacer una lista con las tareas que tienes pendientes. Una vez las tengas todas escritas, debes establecer cuáles son más importantes o urgentes y cuáles no lo son tanto. Luego, asigna cada tarea a un tipo de piedra distinta:

  • Rocas grandes: estas se corresponden con las tareas más importantes, las que tienes que hacer sí o sí lo antes posible y que te llevarán más tiempo hacerlas bien que el resto. Por ejemplo, algunas de ellas podrían ser estudiar para un examen o limpiar tu casa.
  • Piedrecitas: tienen un tamaño intermedio, al igual que el tipo de tareas con el que se pueden relacionar. No son tan urgentes como las primeras ni te llevará tanto tiempo hacerlas.
  • Arena: representa las pequeñas cosas que tienes que hacer para que tu día avance o que las quieres hacer simplemente por placer. La arena puede ser desde responder mensajes atrasados, llamar a tus seres queridos, relajarte o salir a dar un paseo. Ni son urgentes ni requieren muchísimo tiempo.

Una vez tienes asociada cada una de tus tareas a un tipo de piedras, tienes que visualizar el bote y las piedras en su interior, donde podrás meter de una a tres rocas, de tres a cinco piedrecitas y luego arena hasta completar todos los huecos. Si «dentro de este tarro» no caben todas tus tareas, no te agobies, «mételas» dentro del recipiente del día siguiente.

Eso sí, ten en cuenta no llenar el bote de rocas y piedrecitas, deja siempre espacio para la arena, porque es muy importante cada día dejarte tiempo para ti mismo, para disfrutar y relajarte, aunque sean tan solo unas horas al final del mismo.