sábado, 25 mayo, 2024

NBNN RADIO EN VIVO

Los españoles, según el World Happiness Report de 2023, no somos las personas más felices, ni mucho menos. En este ranking ocupamos el puesto número 32, pero esto es algo que podemos cambiar si modificamos algunos de nuestros hábitos.

Aunque a día de hoy Japón tampoco está entre los países más felices del mundo, según este ranking, tienen un manual de la felicidad que no siguen todos sus ciudadanos. Si lo hicieran, probablemente, afrontarían su día a día de una manera muy distinta.

Las tres palabras claves de este manual, según se ha publicado en un artículo reciente, son: Shinrin-Yoku, Ikigai (el sentido de la vida) y Omotenashi.

El Shinrin-Yoku o «baño forestal» es una práctica japonesa que invita a volver a la naturaleza como fuente de bienestar y felicidad. El Shinrin-Yoku consiste en pasear entre árboles para estimular tus sentidos.

Estar en contacto con la naturaleza es muy beneficioso tanto para la salud física como para la mental, pero… ¿Qué puedes hacer si vives en una gran ciudad? Si vives alejado del bosque, tendrás que buscar un parque o jardín cerca de tu casa para poder salir y dar un paseo por allí.

Es más, es fundamental que durante estos paseos te centres en disfrutar de la naturaleza, que no aproveches para, por ejemplo, mirar el teléfono móvil o escuchar música. Si a diario disfrutas y paseas por lugares repletos de naturaleza, notarás que tu mente se calma y poco a poco esa tranquilidad se acabará convirtiendo en alegría.

El Ikigai es encontrar el equilibrio entre tu pasión, tu vocación, tu misión y tu profesión. Llegar a este equilibrio no es, en absoluto, una tarea sencilla. Es más, hay personas que se pasan toda la vida tratando de conseguir este objetivo.

Tener claro cuáles son estos cuatro pilares que sostienen tu vida te aportarán una gran cantidad de felicidad: «Todo el mundo tiene algo que le apasiona y le da la vida, solo tienes que atender las señales, escucharte, hacer un poco de introspección y seguir el camino», escriben Frances Miralles y Héctor García, en su libro Ikigai: los secretos de Japón para una vida larga y feliz.

El Omotenashi está muy relacionado con la hospitalidad, pero una hospitalidad que no hace feliz solo al que la recibe, sino también al que la ofrece. En la práctica, combina una cortesía sin parangón y el deseo de mantener la armonía y evitar el conflicto, por lo que para muchos define un estilo de vida, toda una cultura.

«Omotenashi es una actitud basada en el altruismo, utilizando el máximo de nuestros conocimientos y recursos para satisfacer a otros», explica el profesor Wataru Uemoto, de la Universidad Sangyo de Kioto.

Por tanto, practicar la amabilidad y la generosidad a diario es, también, una fuente incesante de felicidad.