sábado, 3 junio, 2023

NBNN RADIO EN VIVO

El diputado nacional de Identidad Bonaerense Florencio Randazzo sostuvo hoy que hay que «jubilar a Cristina Kirchner y a Mauricio Macri», porque a su entender «son parte del problema» de la Argentina.

«Creo que tenemos que trabajar para conformar una alianza que termine con la grieta. Yo lo digo con respeto, la síntesis sería que debemos jubilar a Cristina Kirchner y a Mauricio Macri. Debemos jubilar a Cristina y a Macri porque son parte del problema. La Argentina tiene que tener una mirada hacia el futuro, entonces debemos construir un espacio diferente y ahí también una reflexión final», resaltó.

En declaraciones televisivas, Randazzo pidió «conformar un espacio que termine con la grieta, porque la grieta aleja las posibilidades de solución de los problemas».

«Y que finalmente de de baja definitivamente a Macri y a Cristina, porque realmente creo que no son parte de la solución, son parte del problema», insistió el parlamentario del interbloque Federal.

Consultado sobre la difícil convivencia en el Gobierno entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta, el ex ministro de Interior dijo que ellos «están entretenidos en cuestiones absolutamente menores que poco le importan al hombre común».

«La Argentina este año va a tener un nivel de inflación que no tuvo en los últimos 30 años, seguramente cercano al 80%. Vemos cómo el sector productivo tiene inconvenientes importantes, hoy con el abastecimiento de gasoil. Es decir, hay una cantidad de problemas enormes, enormes, que realmente deberían consumir la mayor cantidad de tiempo, tanto del presidente como de la vicepresidenta y acciones y aquellos que tienen un responsable de gestión. Sin embargo, eso no ocurre, así que poco preocupa cómo van a terminar: si van a terminar juntos o no, eso seguramente. Será una decisión de ellos. Lo que sí es preocupante es que de no que no estén el 100% afectados a resolver los problemas que tiene la Argentina y que nos preocupan a todos», analizó.

Sobre la inflación, Randazzo lo atribuyó a un «problema político, no económico».