NBNN RADIO EN VIVO

Vecinos y amigos de la familia de Máximo Jerez, el niño de 11 años asesinado este fin de semana en Rosario, atacaron la casa de “El Salteño”, un hombre al que acusan de ser el capo narco del barrio “Los Pumitas”, al noroeste de Rosario, y al que vinculan con la balacera en la que también fueron heridos tres primos menores de edad de la víctima fatal.

Según aseguran los familiares del niño, entre ellos, Julio Jerez, el padre del nene asesinado, “El Salteño” es un presunto narco y podría ser el blanco del ataque sicario que derivó en el asesinato de Jerez.

Los vecinos apedrearon la casa del hombre señalado por el crimen e intentan incendiarla. El hombre se resguardó en la terraza de la vivienda precaria y simuló portar un arma de fuego.

Una de las piedras golpeó en la cabeza de “El Salteño” y le provocó una herida en el rostro. Con martillos y otros elementos contundentes, los vecinos rodearon la propiedad. Con los minutos, se sumaron más personas que rompieron las paredes de la vivienda que ocupa “El salteño” y otros hombres. De acuerdo a la información, en ese lugar se vendería droga.

La Policía llegó al supuesto búnker luego de 10 minutos de incidentes e intentó controlar la situación. El Ministerio de Seguridad de Santa Fe envió a efectivos del Grupo de Infantería de Respuesta Inmediata (G.I.R.I).

Los efectivos se apostaron en la casa que fue atacada por los vecinos y se sumaron más patrullas. En tanto, se escucharon disparos en el área, mientras la policía sacó al presunto narco de la casa, en medio de un importante operativo.

Aunque las personas agrupadas en torno a la vivienda le tiraron piedras y botellazos al “Salteño”, los uniformados lograron ponerlo a salvo. Luego, los vecinos se enfrentaron con la policía. “Si ustedes no hacen justicia esto va a ser peor”, le advirtió uno de ellos a los agentes.