sábado, 25 mayo, 2024

NBNN RADIO EN VIVO

Aunque el aprendizaje se ha concebido como un proceso lineal en la educación tradicional, la realidad es que es algo mucho más complejo, por lo que no puede seguir imperando la tendencia rígida e inflexible de ese proceso tradicional.
Recordemos que el modelo pedagógico tradicional ve al estudiante como un receptor (pasivo), por lo que el profesor toma un rol más importante y activo dentro del proceso enseñanza-aprendizaje. Con este tipo de métodos de enseñanza de carácter expositivo se pierden muchos elementos que ahora son clave, como la creatividad, la innovación educativa, entre otros. Por tanto, se espera que el estudiante solo se siente y escuche, obedeciendo órdenes; impera la repetición y la memorización, dejando a un lado el análisis, la comprensión y aplicación efectiva del conocimiento.

Sin embargo, con el paso del tiempo se ha comprobado que el aprendizaje es un proceso dinámico y complejo, el cual se ve afectado por diversos factores dentro del mismo, los cuales se pueden categorizar de la siguiente manera:

Para entender lo anterior, hay que tener presente que los factores fisiológicos en la educación se relacionan con la forma en la que el cuerpo humano reacciona ante el entorno educativo y a los estímulos producidos por el aprendizaje. Por tanto, se abarcan aspectos como la nutriciónel sueñoel ejercicioel estrés y el ambiente. En este caso, por ejemplo, la baja concentración en un estudiante se pudiera deber a factores fisiológicos como la falta de sueño, los niveles de ansiedad o estrés, etcétera.

El aspecto pedagógico, por su parte, está relacionado con la calidad de la educación, es decir, con todos los elementos que están dentro del proceso enseñanza-aprendizaje, tales como los propios métodos de enseñanza, la cantidad de estudiantes por aula, los materiales didácticos, el entorno educativo, la disposición del profesorado para preparar e impartir clases, entre otros.

Los factores psicológicos toman en cuenta los procesos cognitivos, afectivos y psicosociales que benefician u obstaculizan el aprendizaje. Además, toman en cuenta los estilos de aprendizaje.

Por último, pero no menos importante, el aspecto sociológico se refiere a los factores familiares, sociales y socioeconómicos, por ejemplo, el entorno vital del estudiante. Ahora bien, para entender el concepto de aprendizaje como un ciclo, debemos entender lo que esto conlleva. A grandes rasgos, el aprendizaje en bucle (learning loop) es un proceso iterativo y continuo, el cual consta de cuatro elementos principales: AprendizajeAplicaciónRetroalimentaciónReflexión.

Las dos primeras fases son fáciles de comprender, ya que la adquisición (de aprendizaje) y la aplicación del conocimiento son base para cualquier proceso de aprendizaje, sin embargo, este método se diferencia de otros por sus fases consecuentes, puesto que estas fomentan la mejora continua dentro de un ciclo (learning loop).

En la fase de retroalimentación se analiza y se cuestiona aspectos de nuestro proceso para saber por qué funcionaron o no ciertas cosas, es decir, son preguntas para examinar lo que se hizo, con el objetivo de comprender a conciencia (y en su totalidad) lo que se realizó.

Finalmente, se llega a la etapa de la reflexión, en donde se retoma la retroalimentación y se analizan las áreas de oportunidad para que el siguiente loop pueda mejorar. Por tanto, aquí se pueden hacer preguntas, tales como ¿qué puedo hacer para mejorar?, ¿qué estrategias puedo implementar?, ¿qué cosas hay que eliminar?, ¿qué elementos funcionaron bien y que se pueden tomar como base para hacer otras cosas?, entre otras. En este punto también se elabora la planeación para el siguiente ciclo, tomando en cuenta la reflexión del progreso obtenido del bucle anterior.

Por ende, no solo se procura que el aprendizaje sea asimilado y aplicado, sino que se llegue a la reflexión para poder aplicar cambios, así como ajustar y mejorar, para que el siguiente ciclo siga fluyendo con una tendencia hacia la mejora continua.

Se podría decir que con este método se busca que el siguiente ciclo sea mejor que el anterior, ya que se analizan y examinan las causas positivas o negativas de cada bucle para que, si fueron positivas, se sigan las buenas prácticas y se implementen mejores, y, si fueron negativas, se puedan trabajar para que bajen o se eliminen esas incidencias.

Es importante resaltar los learning loops se pueden aplicar en diversas áreas, tales como el sector educativo, empresarial, personal, etc., ya que es un proceso de aprendizaje cíclico que promueve el engagement, la adaptabilidad, la mejora continua, al igual que las habilidades metacognitivas.

Si se quisiera aplicar este método a la vida personal, se podría ejemplificar con un acto simple:

– Aprendizaje: Obtengo el conocimiento sobre cómo hacer compras por Amazon.

– Aplicación: Hago mi cuenta, doy de alta mi método de pago; busco y encuentro un producto que me interesa comprar y procedo al pago.

– Retroalimentación: recibo mi producto, pero me doy cuenta de que no era lo que esperaba. Se hacen preguntas como las siguientes: ¿Por qué pasó esto? ¿Qué se pasó por alto?

– Reflexión: Se llega a la conclusión de que hay que comparar diversos productos antes de la compra, así como monitorear los periodos de ofertas durante el año para encontrar los precios más bajos y revisar los reviews del artículo para validar su autenticidad. Respondo a las siguientes preguntas: ¿Cómo puedo mejorar la calidad de mi compra? ¿Qué me faltó hacer antes de concretar la compra?

Ahora bien, podríamos aplicar este método al ámbito educativo:

– Aprendizaje: Me actualizo en herramientas digitales para ambientes virtuales.

– Aplicación: Hago planes de clase implementando lo aprendido y lo que regularmente aplico durante mis lecciones.

– Retroalimentación: Durante la primera semana veo algunos resultados positivos, así como áreas de oportunidad, por lo que hago pequeños ajustes. Sin embargo, sigo con la planeación inicial, ya que no hay tiempo para cambiar planeaciones porque ya se realizaron los materiales didácticos y tengo listas mis herramientas. Antes de terminar el semestre, me cuestiono lo siguiente: ¿La aplicación de las herramientas digitales fue la adecuada? ¿Se experimentó un verdadero cambio o sigue igual? ¿Qué herramientas puedo explotar más?

– Reflexión: Al final del curso reflexiono sobre lo que ocurrió durante las primeras semanas, lo que observé durante el semestre y lo que me cuestioné en la retroalimentación para contestar lo siguiente: ¿Qué se puede mejorar para que esas herramientas sean aún más eficaces o me puedan ahorrar tiempo en algunos procesos? ¿Qué es lo que realmente se está logrando con esto? Ahora que ya experimenté en el aula, ¿seguiré usando las herramientas de la misma manera o las acomodaré a mi gusto?, ¿en realidad me sirvieron?, ¿es necesario buscar más herramientas?

Por su parte, el ámbito de los negocios emplea esta metodología para mejorar y optimizar procesos, aunque, como bien se ha explicado, este método puede ser útil para infinidad de procesos que sigan pasos, sin olvidar que el punto focal es la mejora continua.

Este método es versátil, ya que se puede aplicar de forma micro o macro, dependiendo de lo que queramos optimizar y del tiempo que se tenga para realizar todo este proceso. Por tanto, se puede utilizar el bucle de aprendizaje con otra(s) metodología(s) dentro del aula para ir refinando el proceso de enseñanza-aprendizaje, o bien, como un ejercicio pedagógico para saber cómo nos encontramos en ciertas áreas.

Lo cierto es que siempre es bueno seguir experimentando nuevos procesos y métodos en el aula, ya sea para implementarse con lo que ya se tiene, o bien, para innovar y refrescar con nuevas ideas, abriendo el panorama para que tanto el profesorado como el alumnado sientan que no todo es siempre lo mismo.