martes, 29 noviembre, 2022

NBNN RADIO EN VIVO

En su rol de titular de la Fundación FIFA, Mauricio Macri viajó el viernes pasado y se instaló en Doha para vivir el Mundial. Seguirá de lejos la política doméstica, sumergido ahora otra vez en la gestión deportiva. Vio el debut del seleccionado ante Arabia Saudita desde el palco oficial, rodeados de jeques qataríes y de la región. De saco y corbata, el expresidente lució una camiseta celeste y blanca en sus hombros y lamentó la derrota del equipo de Lionel Scaloni.

El expresidente será uno de los pocos referentes de Juntos por el Cambio que estará presente en el torneo. Es que la mayoría de los presidenciables de la principal coalición opositora prefirieron permanecer en el país, debido a la compleja situación económica y social, y alentar a la selección argentina desde sus hogares. Temen pagar un costo electoral por su presencia en las tribunas. “Sería suicida ir en este contexto”, reconoció uno de los máximos referentes de Pro.

“Soy amigo del emir de Qatar desde hace años, es hincha de Boca”, bromeó Macri antes del partido ante la consulta de DSports Radio. Además, el expresidente pronosticó que el seleccionado terminará el Mundial entre los cinco mejores equipos.

Se espera que Macri tenga un alto perfil en Qatar. Como presidente de la Fundación FIFA, un cargo ad honorem y dedicado a la promoción social del deporte, el cofundador de Cambiemos oficiará como anfitrión junto con Gianni Infantino, presidente de la FIFA, de las delegaciones internacionales de políticos y empresarios que llegarán a Doha. Tras su polémico furcio sobre Alemania -dijo que era una “raza superior” y pidió perdón-, Macri ya se instaló en Doha y dijo que fue solo, sin ninguno de sus colaboradores más estrechos.

Macri fue designado presidente ejecutivo de la Fundación de la FIFA en enero de 2020. Ese cargo le permitió mantener exposición internacional -más allá de que brinda clases en Estados Unidos y asiste a conferencias- y viajar con frecuencia. Por su viaje a Qatar, Macri interrumpirá sus actividades políticas y bajará su exposición en la escena pública local. Después del Mundial, regresará a Buenos Aires. Luego, viajará a la Patagonia para las fiestas de fin de año.

En las tribunas, rodeados entre otros miles de hinchas argentinos, estuvo el empresario-sindicalista kirchnerista Víctor Santa María, titular del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (Suterh). Santa María viajó a Doha con familiares y amigos.

También estuvo Carlos Maslatón, abogado libertario que pretende competir en una interna con Javier Milei para dirimir la interna de La Libertad Avanza.

Además de Santa María, hubo otro dirigente sindical en el debut argentino en Qatar. Se trata de Martín Sambiase, delegado congresal del Sindicato de Curtidores y hombre de confianza de Walter Correa, ministro de Trabajo de Axel Kicillof y el jefe del gremio en uso de licencia. Sambiase vio el partido con hinchas de Defensa y Justicia en una de las cabeceras.

Sambiase está hoy a cargo de una cooperativa [El Saladero] que maneja el sindicato desde que la familia Yoma abandonó el negocio. Consultado por LA NACION, Sambiase admitió estar en Qatar, pero dijo que no es dirigente sindical. Sin embargo, en la página del Sindicato de Obreros Curtidores figura como el décimo delegado congresal ante la Federación, que las que reúne a todos los gremios del rubro y que también es liderada por Correa.