martes, 29 noviembre, 2022

NBNN RADIO EN VIVO

El realizador australiano Andrew Dominik es el director de «Rubia», la abrasiva película sobre los traumas y padecimientos de Marilyn Monroe lejos de los focos que estrena mañana Netflix, y en charla con Télam aseguró que la diva «no fue tomada en serio mientras estuvo viva».

«Marilyn no fue respetada en absoluto en su vida como lo es ahora, lo cual es triste», planteó el cineasta de títulos como «El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford» (2007) y «Mátalos suavemente» (2012), en lo que podría funcionar como una síntesis al extremo del enfoque de esta historia.

Es que «Rubia», basada en la novela homónima de la escritora estadounidense Joyce Carol Oates, imagina la historia detrás de la historia, la mujer detrás del ícono pop: sus aspiraciones calladas, sus demonios del pasado, los ultrajes sufridos.

Con una descollante Ana de Armas en el rol de Norma Jeane Mortenson/Marilyn, la película sigue la dura infancia, el ascenso a la fama y los amores de la actriz, cantante y modelo de un modo que no dejará indiferente a nadie.

Así se vio durante su estreno en el pasado Festival Internacional de Cine de Venecia, en el que la crudeza de la trama (que en sus casi tres horas de precioso tratamiento fotográfico incluye duras escenas de aborto forzoso, abusos sexuales, o violencia física y emocional, entre más momentos duros de digerir) fue elogiada por parte de la crítica o calificada de «explotación» por otra.

En desarrollo durante al menos 15 años, el clima de época tras el movimiento #MeToo parecen haber dado condiciones de posibilidad ideales, y audiencias interesadas, para una cinta que reflexiona sobre el feroz sistema de la fama en Hollywood y sobre el lado B del éxito de la malograda Marilyn, fallecida con apenas 36 años en 1962 por una sobredosis de barbitúricos.