miércoles, 17 agosto, 2022

NBNN RADIO EN VIVO

En 1940, «Ten Litlle Niggers» («Diez negritos»), de la escritora británica, se tradujo al francés por primera vez adoptando el nombre de «Dix petits nègres». Bajo ese título se publicaron setenta y cuatro ediciones francesas.

Pero el mundo ya no es el de 1940 y la palabra «negro», referida a una persona de color, pasó a tener una connotación despectiva. El revisionismo no perdona ni siquiera a la época histórica en la que se escribieron las obras. En Francia, donde se respetó el título original, las presiones de los herederos terminaron imponiendo la censura.

«Hace años que se había suprimido la palabra negro en las ediciones inglesas, americanas y de muchos otros países. A nuestro modo de ver, no debemos utilizar términos que corren el riesgo de herir a muchos lectores. De ahí la decisión de sugerir un nuevo título, más adaptado a nuestro tiempo», de esa forma explicó James Prichard, biznieto de Agatha Christie, la decisión de los herederos de la escritora.

Agatha Chrstie (1890-1976)

En Estados Unidos, la industria editorial consideró más aconsejable sustituir «negros» por «indios», ya sí fue que en aquel país la obra nunca se publicó con su título original sino como «Ten Little Indians«.

«Realizamos el cambio por petición de los herederos, reunidos en torno al grupo “Agatha Christie Limited”, para seguir el camino abierto por las ediciones inglesas y norteamericanas, entre otras. La historia, el relato, sigue siendo el mismo, pero se corrigieron palabras y frases, para satisfacer los deseos de los herederos», informaron desde Les éditions du Masque, que publica la nueva versión en Francia.

«Diez negritos» (1939), es uno de los libros más célebres y vendidos de Agatha Christie que dio a su autora fama internacional, con numerosas adaptaciones teatrales y audiovisuales. Desde 1939 a la fecha nadie murió ni fue discrimado a causa de un libro cuyo título lleva la palabra «negro», sin embargo hasta en Francia, cuna y referente de las libertades, la censura retrospectiva ganó la batalla.

Lo cierto es que «Ils étaient dix» («Eran diez», tal el nuevo título en francés) será otra obra, un híbrido, no más aquel «Dix petits nègres», traducción de una famosa novela de Agatha Christie.