jueves, 29 septiembre, 2022

NBNN RADIO EN VIVO

Desde que hizo su aparición el Covid-19 a comienzos del año 2020, empujando a todas las naciones del mundo a aislarse, cancelando todos los vuelos internacionales y cerrándose herméticamente, muchos argentinos vieron frustrados sus planes de viajar por el mundo, que hacía tanto tiempo planeaban.

Si bien hoy en día las fronteras del mundo parecen abrirse, aún rigen severas restricciones respecto a las vacunas, en Europa, la mayoría de los países todavía no reconocen al inoculante ruso Sputnik-V, lo que afecta a los argentinos que lo recibieron, aunque España, indirectamente, aprobó el ingreso de pasajeros que, sin importar qué vacunas se aplicó inicialmente, hayan recibido una tercera dosis de un inmunizante reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Pero esto no es todo, el coronavirus generó una paranoia, justificada, sobre viajar por el mundo, muchas personas prefieren postergar ese viaje para cuando la pandemia esté más controlada y tomarse un avión al extranjero sea más seguro, tanto para irse como para volver. Además, hay otros países como Japón, Marruecos o China, grandes destinos para los amantes de otras culturas e historias distantes, que siguen sin permitir el ingreso de argentinos, sin importar su pauta de vacunación.

No obstante, hay algunas ventajas para los viajeros frustrados por la pandemia, solo hay que tomar la situación por las astas para sacarle provecho y preparar ese viaje tan soñado de la mejor manera posible. Por ello, a continuación, como lo detalla El Universal, se dan los 5 mejores consejos de ahorro para planear el viaje que no se pudo realizar a causa de la pandemia:

1. Crear un presupuesto

El primer consejo parece no estar relacionado con viajar, pero en realidad está directamente ligado, según indicaron en el medio mexicano. Para poder ahorrar y llevar una vida sin problemas, es central organizarse y construir un presupuesto para los gastos del “día a día”, es decir para vivir, lo aconsejable es hacerlo quincenal o mensualmente, y en él debe incluirse el ahorro que estará destinado al alcancía de viaje.

2. Establecer y comprometerse con el objetivo

Es muy normal que las personas se impongan metas de ahorro que fracasan a los días por falta de control, por ello, es central establecer objetivos claros, fijar el monto total del viaje, en cuánto tiempo se quiere juntar esa cantidad -en base a los ingresos-, y principalmente el porqué de ese viaje. Para que tome la relevancia necesaria es importante conectarse con el verdadero objetivo, ya sea un viaje de placer o para visitar seres queridos, todas las razones son válidas, pero hay que sincerarse para que el ahorro sea sentido.

Lo central será buscar precios, de los vuelos, alojamientos, excursiones, todo lo relativo al viaje en sí. Por supuesto si se desea viajar a un país que hoy se encuentra restringido, habrá que bucear en blogs especializados que hayan hecho reviews o que den consejos y tarifas en esos destinos.

3. Construir un espacio visual para organizar tus gastos y ahorros

Un hábito fundamental de las personas organizadas es la de construirse espacios visuales para plasmar sus tareas y actividades. Ya sea en pizarrones o en aplicaciones, un buen método para seguir de cerca tus gastos y objetivos de ahorro, es tener algo que te lo recuerde por los ojos. Incluir fotos del destino deseado, de las actividades que realizarías junto a los montos necesarios, a los objetivos de ahorro y junto a tus gastos diarios, es una práctica muy útil para lograr ahorrar lo suficiente cada mes para tu viaje soñado.

4. Comprometerse a pasar un día sin gastos

Al principio puede parecer difícil concebirlo, pero establecer un día de cero gastos no es imposible. Lo mejor es elegir un día en que no vayas a salir o que sepas que no vas a realizar ninguna actividad después del trabajo, puede ser el domingo o algún día de la semana, quienes trabajan en remoto “la tiene más fácil”.

La regla es que no se puede gastar en nada, tampoco compras en línea, ni pequeñeces como un café, una golosina o una cerveza, nada. “Hoy no gasto, pero mañana viajo”, esa debe ser la filosofía para ese día de la semana de disciplina dura.

5. Elegir dónde guardarás los ahorros

Aquí hay para todos los gustos, el escepticismo argentino hizo que las aguas se dividan y haya personas que, damnificadas por las instituciones bancarias en el pasado, prefieran ahorrar en sus casas aún con el riesgo de ser robados, mientras que, de la otra vereda, están quienes prefieren mantener todo en la virtualidad de sus cuentas a cambio de la facilidad y seguridad que ofrecen los bancos, por lo menos en situaciones económicas estables.

Por supuesto que al planear un viaje a destinos del mundo, es necesario ahorrar dinero en una moneda extranjera, a menos que se quiera viajar a Europa, lo más recomendable para cualquier destino es juntar el presupuesto en dólares. Por ello, los argentinos deben tener en cuanta que, por ley, tienen derecho de comprar hasta 200 dólares mensuales al precio oficial. Si desean ahorrar más, deberán acudir a alguna casa de cambio, guiados por los celebres “arbolitos”.

Sea cual sea el método para guardar la plata, lo central es nunca sacar dinero de allí, por más que a veces aparezcan necesidades que podrían ser solventadas con ese fondo, hay que resistir la tentación y hacer como que ese dinero no existe. Está destinado a un objetivo mayor. Por supuesto no se está hablando de situaciones de fuerza mayor que podrían surgir en una emergencia, pero siempre que sea posible hay que dejar esos ahorros intactos hasta alcanzar el objetivo y realizar el viaje tan soñado.